viernes, 16 de enero de 2015

The Gannets Invasion

Tutorial by jose pesquero

It pays to do your research and plan well in advance for a trip to a small island off the eastern coast of Scotland, if you want to take fantastic images of the thousands of gannets that breed there each year, that is. When so many frenzied birds fill the sky, how do you maintain focus? What lens do you use? Where is the best place to be to get "the" shot? Find out those answers and plenty more here.
The picture was taken on July 8, 2014, on the Scottish island of Bass Rock after a six-month wait for this trip to the UK. The schedule was tight and the photographic agenda ambitious. First, there was the flight from Madrid to Manchester, followed by the drive up to Bempton Cliffs for a day and a half visit. We then continued on to Seahouses on the Farne Islands. This was followed by a visit to North Berwick for a day on the Isle of May. The final day, and the highlight of the trip, was our visit to the island of Bass Rock.

"I was finally aboard the small fishing boat that would take us to the island — home to one of the largest breeding colonies of gannets in the world."

I always try to tie up all of the loose ends with detailed planning to make the most of every moment on my photographic journey. However, there are always meteorological uncertainties when setting the dates for a trip so far in advance (January), and this is particularly true considering the constantly changing weather of Scotland. Note that my worries were not unjustified, as cancellations of the boat trip to this island are quite frequent, mainly due to bad sea conditions that may occur. Also, keep in mind that this boat only runs once a week with eight photographers onboard, over a period of about three months. This is why just getting to land on the island would be an achievement. My fears disappeared when the great day of Bass Rock arrived. I was finally aboard the small fishing boat that would take us to the island — home to one of the largest breeding colonies of gannets in the world.

The day dawned gray, promising rain, which didn't take long to appear and did not leave us during our entire visit to the island. It was almost an hour's sailing from Dunbar to Bass Rock. While approaching the island, we were shocked by the number of white dots surrounding it; they were thousands of gannets.

"You must look for creative and precise compositions of close-ups of the gannets for individual portraits, couples and groups."

The tour to Bass Rock is in two parts. The first is the landing on the island with a considerable height to climb above the level of the lighthouse. In this first part, you can see hundreds of gannets all around you just a few feet away. You must look for creative and precise compositions of close-ups of the gannets for individual portraits, couples and groups. This is the biggest challenge, as well as capturing the great number of continuous landings of gannets around you. You can use telephoto lenses ranging from 70–200mm to 600mm to try to get all different kinds of scenes. In my case, those two lenses plus a 300mm lens, along with my two Nikon bodies (D4 and D7100), a waterproof cover for the lens and a tripod were all used to capture as many different shots as possible in Bass Rock.

"Half a dozen boxes of fish were waiting to be thrown from the boat (referred to as chumming) to elicit the madness of the 'gannets invasion.' "

The second part of the tour is "chumming." We returned to the boat, left the island and moored about 300 yards (275 meters) off the island. Once we started to leave the island, dozens of gannets from above began to follow us. Half a dozen boxes of fish were waiting to be thrown from the boat (referred to as chumming) to elicit the madness of the "gannets invasion."

We eight photographers tried to place ourselves at the best possible positions on the boat. As soon as the ship was turned to a favorable position for the wind and waves, the gannets that had already begun to follow us, knowing well that food was waiting for them, took up their positions.

Seeing a cloud of gannets flying over you is truly impressive.


"At first I was overwhelmed by all of the movement around me, almost losing a sense of where I needed to point my lens."

As the fish were tossed into the sea, the gannets began diving down like arrows. I adjusted the settings on my 70–200mm lens mounted on the D4. Since the gannets were close, there was no problem with distance; however, all possible autofocus speed was needed. I had a clear idea in my mind about what I wanted to get: one was of gannets entering the water at the precise moment their beaks touched the surface; the other was scenes of gannets in flight. At first I was overwhelmed by all of the movement around me, almost losing a sense of where I needed to point my lens. I realized that I had to maintain complete concentration at that moment. I found that my best choice was to focus on one gannet in the air and follow him while shooting continuously.

I remember having to change memory cards during the chumming. I took no less than 1,500 photos in just over half an hour of this frenzy. And by "frenzy" I am referring to both the gannets and the photographers. Obviously, 90% of the images ended up in the trash. This was one of the good captures.
The image was processed in Adobe Camera Raw, Photoshop CS6 and Nik Software's Dfine and Viveza plugins.

1) These are the settings I used in Adobe Camera Raw.


2) I then exported the image to Photoshop CS6 for the final processing. It would not require substantial processing, just balancing the light and highlighting the protagonist while maintaining the overall gray tone of the cloudy day. I always try to respect the authenticity of the original picture, although sometimes I like to add an artistic touch to take advantage of a good bird pose or similar subject.

Original image.

3) I did not want to see any gannets cut off by the frame's edges in the final version, so I decided to remove them. I selected the “partial” gannets along the edges and applied the Content-Aware tool (Edit > Autofill > Content-Aware).

4) Then I proceeded to reduce the noise in the image with the Nik Dfine plugin using the default settings.

5) Back in Photoshop, I applied a Levels adjustment layer, checked the histograms of the three channels (Red, Green and Blue) and then adjusted the endpoints. To do this, I moved the sliders until they just touched the pixel information for each channel. That is, on the left side, the slider was moved to the right, up from 0, until it just touched the pixel information in the histogram. On the right side, the slider was moved to the left, down from 255, until it just touched the pixel information as well. This was done for each channel.

6) In Nik Viveza plugin, the main gannet was selected with a Control Point, and the Brightness was increased only in that area.

7) Returning to Photoshop, I added a Brightness/Contrast adjustment layer to the overall image, increasing Brightness to +5 and Contrast to +6.

8) Finally, I sharpened the image by applying the High Pass filter. To do this, I duplicated the background layer, and with this layer active I selected Filter > Other > High Pass. I changed the Radius to 1.9 and then set the layer blending mode to Soft Light.
1) Understand your equipment: choosing the best possible camera/lens combination is essential.

2) In this case, the choice of camera with the highest frames-per-second rate combined with a short telephoto zoom lens was the right decision.

3) An accurate weather forecast for the place and time of the shoot will result in better pictures.

viernes, 24 de mayo de 2013

Primer encuentro con la ‘joya de la corona’, su majestad imperial.

Las predicciones meteorológicas eran bastante inciertas, con alta probabilidad de lluvia.

Y así resultó, una jornada complicada, con lluvia y una luz realmente escasa. Pero aún con todo, pudimos sacarle bastante partido y tras una larga espera y prácticamente total inactividad en el hide, varios cuervos y un ratonero hicieron su aparición.
Aún se hizo de rogar la gran imperial y casi transcurrió una hora cuando el brusco levantar del ratonero dio el aviso de que algo iba a pasar. Unos segundos y la gran imperial se hizo dueña del lugar, posando en el tronco y apoderándose del botín que la esperaba. No obstante, la pareja de cuervos y el ratonero no se resignaban a dejar pasar la oportunidad de participar del festín y se mantuvieron durante unos instantes hostigando de manera continua a la imperial.
Esos acosos a la imperial nos brindaron unas espectaculares poses de defensa de “su” comida, desplegando alas y erizando el plumaje en señal de amenaza a quien osara acercarse demasiado.
La imperial se relajó, comió y tras unos cuantos minutos finalmente levantó con la pieza para llevarla al nido. No había dejado de llover, si bien hasta ese momento, fue de forma tenue y aún teniendo algo de luz aunque escasa, sin que pudiéramos bajar de ISO1600 si queríamos asegurar una velocidad mínima de 1/800 para coger el vuelo de salida.

Aún quedaba una segunda pieza confianza en que muy probablemente la imperial volvería a por ella. Lo peor es que el cielo se estaba encapotando cada vez más y las nubes rápidamente bajaron por la ladera de enfrente para dejar una especie de fondo cielo blanquecino poco vistoso.
Y así ocurrió unos 20 minutos más tarde. De nuevo un cuervo nos puso en alerta despegando repentinamente del árbol seco para instantes después aparecer de nuevo su majestad imperial. Hubo que estar espabilado para coger ese vuelo de entrada. Ya posada y con la lluvia arreciando cada vez más, tras un primer intento de despegue fallido con la presa, decidió quedarse hasta que escampara la lluvia.
Ahí aguantó estoicamente a que amainara el chaparrón clavada en el posadero y ello hizo que pudiera jugar con los settings bajando la velocidad hasta 1/40 para buscar los trazos de lluvia reflejados en algunas imágenes. Otros 20 largos minutos nos regaló hasta que aflojó la intensidad de la lluvia y levantó.

Una experiencia y encuentro únicos con esta maravilla y portento de la naturaleza.

martes, 7 de mayo de 2013

Golondrinas en el establo

Había que aprovechar estos días de estancia en zona rural durante el puente de primero de Mayo y cargué con todo el material, trastos de alta velocidad incluidos.

La vecina dueña del establo me decía...¡¡¡pues este año no creo que las veas por aquí, pues los de la obra les han tirado los nidos!!!..... Y ha resultado ser que sí.... Sí que estaban y comenzando además la construcción de su nido desde cero. Es realmente sorprendente ver lo trabajadoras que son, entrando y saliendo al establo incontables veces durante casi toda la mañana, cargadas de barro y pequeñas hierbas secas, una y otra vez.

A una distancia prudente de la entrada, monté cámara, sensor y 3 flashes. Muchas tomas realizadas a la salida del establo. Algunas también entrando, quizá más interesantes al venir cargadas con barro en el pico, pero estas con un fondo de calle y casa de enfrente muy poco atractivo.

Esta secuencia de imágenes tienen un ligero recorte para reencuadrar. Flashes a 1/16 de potencia. 45mm - ISO400 - f9 - 1/250. Dejo también una imagen adicional del montaje. 




martes, 30 de abril de 2013

Avutardas en los hides de Calera

No hubo suerte con los primeros movimientos de las avus, que en su primer vuelo recién empezado el día decidieron ir a posar a muchos metros del hide. Hasta cerca de las 10am apenas una ligera brisa, pero desde esa hora empezó a soplar viento con mucha fuerza y las avus decidieron echarse y estar así más acomodadas ante tanto aire. 

Así pues, inmerso en esas esperas largas típicas de jornada de avutardas, pues ya uno empezaba a pensar que no iba a ser el día. Pero.......... el bandito que decidió moverse y terminó viniéndose a unos 40 metros por mi izquierda, para empezar a bajar la ladera en su parsimonioso paseo de grupo, pasando por delante del hide a escasos 15 o 18 metros. De no haber hecho más que un par de tomas a la sierra con unas nubes preciosas, pasé a tirar una serie de unas 200 imágenes en menos de 5 minutos que tardaron en darse el paseo por delante del hide. 

Eso sí, ya se nota mucho la menor intensidad de las ruedas y solo vimos alguna pero a primera hora y muy muy lejana. No tuve suerte con las ruedas pero al menos sí la hubo para poder mostrar con detalle el bonito plumaje y barbas del machito. 


lunes, 29 de abril de 2013

Visita al Valle de Alcudia

Lamento carecer de tiempo para ir actualizando de vez en cuando esta sección. Aunque siempre una pequeña selección de imágenes visitan los diferentes portales de publicación (FN, 500px, Whytake, FB), no está demás quizá organizar si cabe un poco más el "menú de publicaciones" acopiando todas las imágenes reveladas sobre una misma jornada o destino, alimentando así por tanto esta sección de mi web algo decaída en los últimos tiempos.

Dejo pues esta nueva entrada que contiene todas las imágenes reveladas hasta la fecha sobre nuestra reciente visita al Valle de Alcudia, con la excelente compañía de Jose David, Darío y Tom. Lugar altamente recomendable en esta fecha, con un entorno verde precioso y florido, que contribuye a dejar unos excelentes fondos y enmarcar de fábula la colección de imágenes que uno pueda conseguir.

jueves, 30 de agosto de 2012

Ospreys........ Fishing

En los hides del pequeño lago
Ha sido el verano de la pescadora, sin duda. En la entrada anterior contaba las vivencias con la pescadora encaramada en su árbol seco. Fotos estáticas pues, pero con muchas poses y lujo de detalles (no me quiero acordar de aquella ramita en medio de unas 200 fotos). 
Este nuevo encuentro con el águila pescadora por tierras británicas, consistió en cuatro sesiones de unas tres horas cada una entre las 6am y 9am. Cada día misma rutina.... Cita en la puerta del hotel a las 4.15am con los otros 6 compañeros para llegarnos al lugar hacia las 4.45am, tomar el primer café del día y apostarnos en los hides.

El tiempo durante la estancia en las islas fue excelente. Si bien para alguna sesión hubiera preferido alguna nube más. Ya había luz para visión perfecta hacia las 5am. Y hacia las 6am podías hacer tomas con velocidad por encima de 1/500. El problema de dos de los días de sesión, fue el sol de mañana, sin una sola nube. Lo cual obligó en muchos momentos a tener que subexponer entre 2 y 3 pasos completos, para evitar quemar esos blancos mojados del plumaje de la osprey.
Más allá de la experiencia fotográfica, todo un lujo descomunal, el ver caer en repetidas secuencias a un misil lanzado en diagonal hacia el lago, desaparecer y emerger de esa forma con su presa, es algo que difícilmente se pueda contar (como muchas otras de nuestras experiencias pajareras y que cada uno sabe muy bien las emociones que le dejan). 
Tras allegarse a la zona, hacen vuelos en círculo cada vez más bajos, hasta que marcaban "la presa". En el pequeño lago había abundancia de trucha y me decían que la pescadora elegía muy bien la que le interesaba por cuestión de tamaño. Se lanzan de forma endiablada, siendo prácticamente imposible siquiera intentar hacer alguna toma anterior a la inmersión. Además de que por orientación de sol y el viento, se nos tiraban desde detrás de los dos hides. Con lo cual, atentos a la zambullida y marcando con el AF ese punto para la salida del agua con la presa y su seguimiento. Todas las sesiones las hice con el AF-C en 9 puntos y alguna toma también con 21 puntos. Pueda parecer ilógico, pues llenando mucho encuadre, el foco podía irse a cualquier punto (ala, trucha, pata...). Pero los resultados de un par de zambullidas con el AF-C en punto único, no fueron buenos.

Pudieran parecer tomas sencillas pero creerme que no lo son tanto. Las secuencias son muy rápidas. Hay mucho chapoteo y salpicaduras de agua. Dos hides en los que teníamos que alternar, con diferentes ángulos y luz. Y la mayoría de salidas de la pescadora tras la captura, casi en línea perpendicular a nuestra posición. Con lo que tenías que estar muy fino para meterlas en foco. Cierto es que son muchas las oportunidades que te dan, pero viendo los resultados de otros compañeros de hide y los míos propios, son muchas más tomas fuera de foco o cortadas, de las que realmente salen perfectamente en foco.
Fueron en total 9+5+5+3 las zambullidas de pescadora en los cuatro días, no todas ellas consiguiendo capturar trucha arco iris, con un total de 6 pescadoras distintas (algunas anilladas y otras no).
Experiencia pues inolvidable y difícilmente repetible. 
La serie completa en la web

Saludos. JPG

miércoles, 29 de agosto de 2012

Ospreys .... Buscando la pescadora en su posadero

5 Jornadas a las 5.50am (30 de julio al 5 de agosto)
Han sido cinco los días, todos ellos a la misma hora en el mismo árbol, apostándome al acecho de la pescadora. El sexto día, que en realidad fue el primero en allegarme al lugar, llegué tarde, muy tarde. Error de cálculo del primer momento de luz y con un cielo completamente despejado, a las 6.35am levanté a la pescadora de su árbol seco nada más iniciar la aproximación al sitio. Con lo que tocaba madrugar mucho más y apostarse antes. Cinco días seguidos llegando a las 5.50am en una zona ‘especial’, donde he conseguido fotografiar en la misma semana, águila pescadora, garza real, garceta, garcilla bueyera, zarapito real, zampullín, martín pescador y algunas anátidas.
Sensaciones contrapuestas y con una conclusión clara tras finalizar la semana….’la atracción sin igual de las rapaces’.

El primer día fue el único que conseguí a la pescadora. Llegó muy temprano, casi sin luz. Eran las 6.45am y con luz insuficiente siquiera metiendo ISO6400. Nervioso por verla encaramada y pensar si aguantaría a que hubiese mejor luz. El día estaba despejado y no hubo que esperar demasiado para hacer una primera toma testimonial a ISO 6400 y algunas más a 3200. Estaba perfectamente colocada si bien en una de las ramas más altas del árbol, con un contrapicado quizá excesivo. Aún dormitaba, pues había momentos en los que cerraba sus ojos y le costaba volverlos a abrir. Pero al cuarto de hora aproximadamente, se mueve…. Inicia un suave vuelo…. Lo primero que pensé es que levantaría y se marcharía. Pero no. Estaba buscando un posadero más cómodo o con un mejor agarre, para empezar a acicalar sus plumas y estirarse repetidamente. Ahí la tuve durante algo más de una hora. Pero….. El gran pero de esos momentos espectaculares…. Esa rama…. Esa maldita rama que había justo en mitad de la línea de disparo, ocultando parcialmente sus garras y parte del plumaje. Se había movido a las ramas posteriores del árbol seco, con la mala suerte de elegir ese posadero y tener “esa rama” continuamente molestando durante la sesión de unas 300 imágenes que le pude hacer, con poses variadas y una cada vez mejor luz según amanecía y la luz del sol comenzaba a pegarle de lleno. Con tiempo incluso para tomar un pequeño video, concentración máxima para ir variando el diafragma y hacer tomas con diferentes aperturas y especialmente cuidar la luz, pues el sol sobre el plumaje blanco del pecho obligaba a vigilar permanente el exposímetro.
La sesión completa de ese primer día está hecha con el 500mm y el TC17, para 850mm de focal. En algunos momentos con alas extendidas o haciendo estiramientos con alguna de las alas hacia debajo, las mismas salían del encuadre. La arrancada final de la pescadora iniciando el vuelo para dirigirse a su zona de pesca, tampoco pudo salvarse, al cogerla con varias ramas por delante.
Si bien fue todo un disfrute esa primera sesión de observación y fotografía a la gran pescadora, la sensación de frustración al volcar las imágenes de la tarjeta y verlas en el PC fue muy grande. Realmente son muy buenas fotografías, pero la mayoría de ellas con “esa molesta rama” en primer plano, arruinándolas parcialmente y con un clonado prácticamente imposible.
El resto de días en el lugar y sin volver a haberla podido fotografiar, se resume así:
Segundo día – Al llegar al sitio y a unos pocos metros del punto para apostarse, había luz suficiente para observar su sombra, encaramada en una de las ramas más altas del árbol. Extraño comprobar que había dormido allí. Lo cual me sorprendió pues en todo momento pensé que este árbol seco era un “trampolín” entre su dormidero y zona de pesca, utilizándolo exclusivamente para su ritual de limpieza y aseo matinal. Y ocurrió lo peor. Algún azulón que dormía en el regato dio la señal de alarma, despertando a la pescadora e iniciando esta el vuelo para decir adiós y no volverse a ver en toda la mañana.
Tercer día - No había hecho más que entrar en el terreno, aún a 400 metros del árbol seco, descubriendo que la pescadora estaba sobrevolando el regato, con la luz sobrada que proporcionaba la luna llena. Me debió ver a buen seguro. Según fuí caminando hacia el árbol, pude verla posada. Pero no aguantó más de unos segundos, estando aún a unos 50 metros del árbol. Sensación pues de frustración total, sabiendo que casi con total seguridad había perdido la mañana y no eran aún las 6am. Interesante descubrir quizá esa posible actividad extra de la pescadora en esa situación de fase lunar y teniendo cielo despejado.
Cuarto y quinto día – Sin apenas historia que contar, pues ni vi la pescadora al llegar ni apareció en el resto de la mañana. El quinto y último día, con una sesión mucho más corta, al tener que abandonar la espera a las 8am, con la capelina completamente empapada de agua, filtrándose esta y mojando el equipo sin que cesara la lluvia.
No pude pues encontrarme de nuevo con la pescadora y volver a tener la oportunidad de vivir las sensaciones de ese primer día, en el que aquella luz fantástica y la “ramita” maldita que no olvidaré, fueron protagonistas.
Volveremos a por nuevos encuentros........... JPG

Actualizo la entrada subiendo nueva imagen de la pescadora en su árbol. Tal y como cito en el comentario, esta vez sin ramas delante y estando situada en una de las más cercanas a mi posición.